Filloas

Esta fina tortita de huevo, harina y leche, es ideal para ser rellenada de lo que más te guste, tanto dulce como salado.

Receta de filloas

Ingredientes para preparar filloas

  • Para unas 35-40 filloas:
  • 4 huevos grandes
  • 75 gr. de harina
  • 300 ml. de leche
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de mantequilla

¿Cómo preparar filloas?

  • Se baten los huevos y se tamiza la harina sobre ellos. Se agrega la leche, la pizca de sal y la mantequilla que habrá que haberla sacado un tiempo antes de la nevera.
  • Se bate bien con las varillas hasta obtener una masa homogénea (no pasa nada si queda la mantequilla en pequeños grumitos).
  • Para cuajar las filloas lo tradicional es utilizar tocino, sin embargo podéis usar también mantequilla sin sal. Se debe emplear sólo la que necesitemos para engrasar la sartén. Hay que echarla sobre ella, que estará a fuego medio, y si queda algún sobrante se vuelca sobre una tacita para desecharla.
  • Cuando veáis que las filloas empiezan a pegarse a la sartén un poquitín más de la cuenta (será cada 2 o 3 filloas), volvéis a engrasar la sartén.
  • Mientras que tenéis la sartén un poco inclinada y separada del fuego, con la otra mano se empieza a verter la masa, usando un cazo de servir sopa, mientras empezamos a girar la sartén. La masa debe cubrir el fondo de ésta, intentando que quede lo más fina posible. Si ves que la masa está demasiado espesa como para que con el movimiento de la sartén, se cubra el fondo, o si quedan demasiado gorditas, debes echar a la masa un poco más de leche. Sin embargo, si queda demasiado líquida y se rompen, deben añadir algo más de harina.
  • Tras haber cubierto el fondo con la masa, debes dejar cuajarla durante un par de minutos y, entonces, empieza el fatídico momento de darle la vuelta con los dedos. Para ello, tienes que ayudarte de una espátula pequeña o de un cuchillo romo (de los que se emplean para untar mantequilla o paté). Levanta con él ligeramente el borde, y ayúdate de las dos manos para darle la vuelta.
  • Déjala durante uno o dos minutos y, de nuevo con los dedos, retírala y ponla sobre un plato.
Nota del autor:

1.- Como habrás visto por la lista de ingredientes, las filloas no son dulces, y se pueden emplear tanto para platos dulces como salados (con un poco de azúcar, con azúcar y canela, con chocolate, rellenas con unas fresas maceradas con un chorrín de vinagre y azúcar, etc)... De una cosa estoy seguro, sea de la forma que sea, las filloas volarán mucho más rápido que la sensación a quemazón que te quedarán en los dedos tras cocinar casi 40.

2.- Esta receta se publicó originalmente en el blog Gastroconversaciones